Ni muerta dejo de vivir

Viajando por una vida intensa, la protagonista de la obra llega a la única conclusión posible: nadie me quita lo “bailao”. Amores, mentiras, aciertos y desaciertos: ¿Qué mujer no se ha equivocado? ¿Qué mujer no se ha enamorado del hombre equivocado? Desnuda en escena, Manuela baila y canta las emociones de su vida… y de su muerte.

El paso de niña a mujer la sorprende en pleno colegio de monjas; el primer amor la liquida sin sutilezas. En busca de otra oportunidad Manuela nos divierte entre príncipes fallidos y su deseo profundo de encontrar el verdadero amor.

En una hora y diez de emociones, vivimos sus fantasías, sus equivocaciones, sus momentos de goce y alegría, dos matrimonios (el suyo y el de su hermana) y un acontecimiento que nos sorprenderá desde el principio. 

Porque como decía Frida Kahlo “cada (tic tac) es un segundo de la vida que pasa, que huye y no se repite”.

Texto: Andrea Guzmán

Director: Víctor Quesada

Elenco: Andrea Guzmán

Director de arte: Felipe Dothée

Música: Felipe Guzmán

Productor: Paolo Miscia

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0