La no particular familia Rojas

Foto tomada de: instagram.com/_calderonlaura/

La familia Rojas, es igual a todas. Quieren un mejor futuro para ellos y sus hijos, y para conseguirlo necesitan irse del país (o así es como ellos lo plantean),  pero no se van a perseguir el sueño americano, en esta época se van es a Venezuela.

Entre los 50 y los 80 donde transcurre la historia. Era usual ir al país vecino a encontrar las oportunidades que tanto negaba este. Aún así, ser inmigrante en ninguna época ha sido fácil, y menos por movilización ‘forzada’ a falta de empleo o recursos.

La historia va siendo contada en diferentes espacios temporales, trayéndonos del presente al pasado, del pasado al presente. Mientras las temporalidades van cambiando, el espectador va cambiando con ella. En el presente, queremos ir al pasado a evitar la tragedia, y en el pasado queremos llegar al presente a que los victimarios por fin se perdonen con ellos mismos.

Foto tomada de: instagram.com/vicoq/

En esta obra ser inmigrante pasa a ser lo de menos, es sólo el contexto de la situación. ‘Es la sustancia que se le echa al caldo’, para contarnos que en la actualidad nosotros estamos haciendo algo mal. Pero lo que realmente ocurre en esta historia, es la historia de Remedios. Una mujer que huyó de su país y de su familia para encontrar un mejor futuro con un hombre y su hijo para comenzar de nuevo. Donde lo único que la lleva al abismo es su esposo alcohólico, que sin encontrar trabajo se desquita con ella.

Luego, en el presente. La situación económica no se ve muy distinta al pasado, su hijo mayor Román no está dispuesto a que el tiempo olvide a su madre y a que su conciencia reclamando por haberla  dejado en el otro país sola, lo devore.

Es imposible no ver en esta obra a los venezolanos que ahora vemos por las calles reflejados en la familia Rojas. En que solemos ser un país que olvida rápido, donde a muchos nos invade la xenofobia. Donde somos caracterizados por encontrar un Colombiano en cualquier parte del mundo pero aún así nos cuesta sentir empatía por el inmigrante como si nosotros nunca la hubiéramos vivido.

Foto tomada de: instagram.com/fteatronacional/

Un drama que te sumerge en el olvido en todos sus contextos.  Escrita por Laura Calderón y dirigida por Víctor Quesada.

Y por último, “donde el corazón se inclina, el pie camina”.

Muchas más obras de teatro en Bogotá solo aquí en SoyTeatro, el teatro de Bogotá.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0