Ni [email protected] dejes de vivirla

El teatro y el talento en la vida de Andrea Guzmán no son coincidencia; nacieron el uno para el otro. Esta estrella cumplió 23 años brillando en el firmamento del entretenimiento, hecha a pulso, con escuela -empezó en la Academia Charlot-, deslumbrando desde pequeña a sus maestros y a quienes -mientras buscaban talentos- la veían actuar y no dudaron en llevarla a la televisión y a los escenarios para permitirle dar los primeros pasos de una carrera exitosa como la que tiene.

Hasta hoy más de una docena de obras de teatro, y varios festivales, han contado con Andrea y su talento. La primera vez que se enfrentó como profesional al público fue en ‘El lado oculto de la play boy’, al lado de otros grandes de la actuación como Marcela Carvajal, Álvaro Bayona y Luis Mesa. Después, hizo parte de una de las más icónicas piezas del teatro colombiano, ‘Crónica de una muerte anunciada’, inspirada en el libro del Nobel Gabriel García Márquez y que ha recorrido el mundo representando a Colombia por más de 15 años.

Los momentos en que conformó el elenco interpretando a Ángela Vicario, confiesa que la llenan de orgullo, que le marcaron su carrera; además le abrieron los ojos al mundo y pudo conocer parte de él recorriendo con la obra países como Estados Unidos, Venezuela, Australia, Ecuador, México y hasta Rusia. A partir de ahí, ha combinado su vida actoral entre la televisión, el cine y el teatro en espectáculos de gran calidad como ‘Chicago, el musical’, ‘Divorciadas’, ‘Paraíso’ y ahora, dos décadas después, con su ‘ópera prima’ como escritora: Ni muerta dejo de vivir’, de la cual también es la protagonista.

Manuela es el centro de esta historia. Una mujer que le enseña a quienes la ven en escena -no importa si son hombres u otras mujeres- lo que hay dentro de ellas, un poco lo que hay dentro de Andrea. La rebeldía de la adolescencia, todo lo que tienen que pasar para encontrar su príncipe azul, el dolor de sus pérdidas, uno que otro secreto que tal vez confiesa entre líneas, su gran sentido del humor a pesar de las dificultades y, como si fuera poco, ¡su voz!, acompañada de la música original compuesta por su hermano Felipe, garantizan un show para recordar y un inicio con pie derecho en esta nueva faceta. Lo de su inolvidable figura bailando tango, salsa y algo más, es mejor que lo veas porque  nunca será igual contarlo con palabras.

Así como un día empezó su carrera como actriz frente al público, así hoy Andrea Guzmán comienza otra como escritora, confesando a renglón seguido que más adelante quiere ser directora. Sus talentos afloran. Hoy, con su obra más importante, se siente la consagración de una artista integral, reconocida por los críticos y amada por sus fans. Tal vez en 20 años estaremos ante el éxito de la escritora, de la directora y de un ícono del entretenimiento colombiano, porque de lo que también está segura Andrea, es de que ni muerta dejará de vivir. 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0