Flores muertas, teatro vivo.

Flores Muertas es una obra que nos expone los secretos y silencios de una familia transformados en gritos a voces.

Foto: Prensa Casa E

Moisés Ballesteros (director y dramaturgo de Teatro Estudio 87) en alianza con DECA Teatro y su laboratorio Veinticuatro horas contra el insomnio nos traen Flores Muertas. En su última semana de temporada en Casa Ensamble, la obra nos habla de lo que todos de una u otra manera tenemos y vivimos: una familia, sus silencios, sus historias, sus secretos. Esta es la historia de la familia Darmond.

Los Darmond se reúnen cada mes para tomar el té; en estas reuniones todos hablan de cómo les ha ido en ese tiempo, en qué andan, qué piensan hacer con sus vidas. En esta oportunidad la reunión familiar coincide con dos eventos importantes: el cumpleaños dieciocho de Inocencia, la hermana menor, y la conmemoración del evento trágico que ha fracturado a la familia. Los Darmond han tomado la decisión de seguir como si no pasara nada, pero es claro que los secretos y tensiones convierten esta casa en una olla a presión a punto de estallar.

Foto: Prensa Casa E

En este cumpleaños Inocencia está harta de guardar silencio, del luto que cubre las paredes, de lo que no se puede decir, de lo que ya no se habla, está decidida a que este año no sea igual y hará lo que pueda para que los Darmond no guarden más su silencio.

Aunque la historia suene como un drama normal, común y corriente, el estilo de escritura de Ballesteros se hace sentir en el diálogo constante entre personajes y espectador, que nos coloca como público en un lugar distinto al del simple mirón que ve los dramas familiares por la ventana de la casa, en un lugar más privilegiado, casi como el lector de una novela.

Foto: Prensa Casa E

A esto se le suma que gran parte de la magia de Flores Muertas está en su montaje. La puesta en escena le huye a quedarse quieta en lo cotidiano y en lo ya visto. Mezclando una gran variedad de recursos los actores nos cuentan esta historia de maneras inesperadas y poco tradicionales. Los diálogos, el movimiento, la escenografía, las voces y los silencios se conjugan para expresarnos los pequeños dolores que vienen cuando las penas ahogan un núcleo familiar.

Foto: Prensa Casa E

Aunque ya no son nuevos en la escena, no está de más recordar que vale la pena seguirle el paso a Daniel Calderón ( la cabeza de DECA Teatro) y a Moisés Ballesteros, los cuales están constantemente produciendo y colocando nuevos espectáculos en la escena teatral. De hecho a medida que la temporada de Flores Muertas llega a su final, ambas casas teatrales siguen en cartelera: por un lado Daniel Calderón continúa en Casa Ensamble con El Hostal y por el otro lado Moisés Ballesteros acaba de arrancar temporada en La Maldita Vanidad con la obra Raquel. De seguro esta no será la última temporada de Flores Muertas y ojalá sea el inicio de más colaboraciones entre ambos creadores.

COMPRA TUS ENTRADAS 

Iván Gómez Gaitán

IG @ivangomezgaitan

[email protected]

Muchas más obras de teatro en Bogotá solo aquí en SoyTeatro, el teatro de Bogotá.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0