El que esté libre de ‘plancha’… Que cante la primera ‘pieza’

grupo

Antes de poder hablar de cuatro voces, por fortuna atrapadas en cuatro talentosas y bellas estrellas, quienes subidas en un escenario que ponen a cantar a sus fans -como decimos popularmente- ‘a grito herido’ en cada una de sus funciones, hablemos un poquito de la llamada ‘música para planchar’.

Nos pusimos a investigar y corroboramos que efectivamente hace más de 30 años, un fenómeno musical de baladas románticas se tomó a los países iberoamericanos; pero de una manera clasista muchos relacionaron este género con el hecho de que eran las empleadas domésticas de la época las que lo escuchaban mientras cumplían con sus labores.

Pero era tal la calidad de aquellos artistas y piezas musicales, que también es cierto que aquellos que se burlaban, en la ducha seguro gozaban -y aún hoy gozan tanto o más que sus víctimas- de cada balada, así a grito herido con el jabón como micrófono, soñando ser los protagonistas de un gran concierto. Sin quererlo, llevaron a la fama a estas estrellas y a tener un reconocimiento que aún perdura. No nos digamos mentiras, todos conocemos a Pimpinela, a Daniela Romo y su ‘Yo no te pido la luna’, a la ‘Maldita primavera’ de Yuri, y hemos ‘tarareado’ alguna de Juan Gabriel… El que niegue a la ‘Querida’ Juan Gabriel no tiene perdón.

mujeres

Tal es el éxito de la música para planchar, que en donde suena se disfruta y mejor aún si es en teatro. Por eso, de la mano del director Juan Carlos Mazo, cuatro superestrellas del entretenimiento, bellas, talentosas e inolvidables, que no necesitan presentación, se han dedicado a deleitar cada fin de semana con sus voces al público; se pensaba este montaje solo para una presentación y ya va para seis meses de show de un nivel de entretenimiento muy alto.

Yolanda Rayo, Diana Ángel, Majida Issa y Verónica Orozco, han probado hasta el éxtasis lo que despiertan cuando suben a cualquier escenario. Son de las pocas estrellas que se dan el lujo de actuar, cantar y bailar de forma tal que a sus seguidores les queda muy difícil quitarles los ojos de encima, no solo por su ‘performance’ y sus voces -profesionales al extremo- también acompañadas de aquellas minifaldas, que aportan lo suyo cuando de mantener la atención se trata.

Cabellos sueltos, voces a tope, canciones inolvidables, amor, despecho, una banda de primer nivel, y talento, puro talento muy cerca de sus fans, se convierten en un coctel explosivo de emotividad y adrenalina delicioso para todos. Ese cuento de que la música para planchar es de unas pocas o unos pocos, hace rato pasó a la historia. Nada mejor que disfrutarla, y el que esté libre de plancha en la vida… No sabe de lo que se pierde.   

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 1