¿Cómo estafaron a Diego Trujillo?

El actor Diego Trujillo, que a propósito, lo volvemos a ver todas las noches en “Los Reyes”, regresa a las tablas este viernes al Teatro Patria con el estreno de Elogio de la Estafa.  Desde SoyTeatro hablamos con él acerca de su vida, la obra y sus estafas de mayor y menor grado. 

Que motiva a Diego Trujillo a evidenciar ciertos comportamientos de la cultura Colombiana en algunos casos llamada “Malicia indígena”. 

Yo creo que mi mayor motivación cuando hago humor, es que el humor definitivamente sea un instrumento para decir algo. Creo que los artistas tenemos una responsabilidad que va más allá del simple entretenimiento y esta tiene que ver con tratar de evidenciar cómo somos como sociedad para que esto de cierta manera logre un cambio. En el fondo lo que hago con esta obra (Elogio de la Estafa), es tratar de poner en evidencia nuestra manera de ser como Colombianos en donde creemos que la malicia indígena nos hace mejores personas y en realidad es todo lo contrario. 

Diego tiene una amplia experiencia en el teatro con obras como Padre Rico Pobre Padre, Qué desgracia tan infinita y El crédito entre otras varias comedias en formatos variados pero cada una con su “Particularidad” ¿Que tiene de “particular” El Elogio de la Estafa?

Cada una de mis obras tiene una particularidad, aborda temas distintos de una manera crítica. ‘Qué Desgracia tan Infinita’ habla de cómo los seres humanos no somos capaces de aceptar la edad, la sociedad nos lleva a ocultarla para evitar sentirnos viejos porque ponen a los viejos como un estado indeseable. ‘La Paternidad’ también mira la paternidad desde un punto de vista crítico donde no asumimos la paternidad como ese estado de santidad sino al contrario. La paternidad es dura, es difícil y a veces es no deseable; Y por supuesto ‘Elogio de La Estafa`, aborda la estafa desde todas sus manifestaciones, señala cómo incluso desde niños nos enseñan a decir mentiras, nos amenazan con creencias inverosímiles para que evitemos ciertos comportamientos, por ejemplo: “No orine en la piscina porque sale un líquido rojo  alrededor del culpable”. Esto para los padres es una mentira piadosa pero sigue siendo una mentira y los niños crecen creyendo que se justifica decir mentiras, y bueno, aborda también desde la política, desde la publicidad, estas aplicaciones para conseguir pareja… En fin. Lo que somos los seres humanos y lo que hacemos para conseguir nuestros objetivos, estafando a los demás. Esa es la particularidad.

¿Te han estafado? Sí la respuesta es sí, cuéntanos cómo.

Yo creo que a todos nos han estafado de mayor o menor grado. A mi me han estafado por ejemplo, con un par de elementos de silicona… El resto se lo dejo a ustedes, no digo más. 

¿Alguna vez te has pasado un semáforo en rojo?

Sí. No alguna vez, varias veces. Creo que es un comportamiento absolutamente condenable. Los colombianos asumimos que no hay nada de malo en volarse un semáforo en rojo, si no viene nadie: “hágale” . De eso hablo también en la obra.

¿Cómo toca Diego Trujillo el tema de “sea avispado mijo” con los hijos… sin que se animen a ser parte de “La malicia indígena” pero que tampoco “Den papaya”?

Sí, el tema de “ser avispado” es parte de nuestra cultura. Nosotros somos una sociedad que ha crecido teniendo que defenderse porque vivimos en un estado donde el gobierno y el estado mismo lo roba a uno de frente. Esa forma de gobierno que heredamos de los españoles en donde estaba permitido robarse los impuestos. Si a la sociedad y al pueblo lo roba el estado, uno tiene que aprender a defenderse. Se estableció esa cultura nuestra “el vivo vive del bobo” y de que hay que ser vivo, el vivo es el chevere y el bobo es… un bobo. Cuando en realidad el bobo es una buena persona, que confía, que actúa de buena fe. Tenemos que invertir la ecuación en algún momento, creo que por cada vivo, haya al contrario, cada vez más bobos… Y esto de dar papaya también hace parte de esa misma cultura. Incluso hay un alcalde en Cali que dice: “Para evitar la inseguridad es mejor no dar papaya”, y yo creo que al contrario, hay que dar más papaya. El que roba tiene que ser cada vez menos, y no seguirnos manteniendo con la mentalidad de “hay que protegerse, hay que ser vivo” No, hay que revertir la ecuación.

¿Qué le dirías a las personas para que vayan más a teatro?

El teatro es una experiencia única, porque es una experiencia en vivo. Es irrepetible. Tienes al actor frente a frente, no puede mentir a través de la edición, está ahí por una única vez y cada experiencia teatral es una experiencia única, es maravillosa. ¡No dejen de ir a teatro! Y por supuesto, los espero en Elogio de la Estafa. 

COMPRA TUS ENTRADAS 

Muchas más obras de teatro en Bogotá solo aquí en SoyTeatro, el teatro de Bogotá.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0